space of reflection

Comentario escrito por Sergio Morales Parra el 14/05/2009 19:30:07

Responsabilidad de los padres

Aunque pueda resultar un tópico, debemos reflexionar, los padres, que somos cien por cien responsables de la conducta de nuestros hijos. Dejar claro que hay normas dentro de casa y fuera de casa es una obligación propia para la educación de los hijos y que no hay Estado ni Organismo que nos pueda o deba sustituir en esta función formativa y educadora. Estamos en un Estado soberbio que se cree en posesión de la verdad absoluta, con un afán de “apartate tú que lo educo yo”, nada bueno para la sociedad en general. Al menor hay que protegerlo, pero no podemos transmitirle que de lo primero que hay que protegerlo es de sus padres, esto se está vendiendo muy bien desde algunos foros. Cada día son más los padres que tienen que mirar para otro lado porque los hijos les amenazan con ponerles una denuncia de maltrato psicológico, ¿quién ha pasado a ser el maltratador?, ¿qué herramienta hemos puesto en manos de unos “no formados” todavía?. Hace falta una revisión del camino que llevamos porque el destino no está nada claro, al contrario cada día vemos más compleja la educación de los adolescentes.

Comentario escrito por Miryam el 17/05/2009 2:16:14

Los niños aprenden lo que viven

Hace muchos años, Dorothy Law Nolte, una maravillosa poeta, escribió estas impresionantes palabras que he traído resumidas y adaptadas y que sirvieron de estandarte para muchas instituciones que en el mundo de ocupan de las relaciones familiares. Lo llamó los niños aprenden lo que viven: “Si los niños son educados entre reproches, aprenden a condenar. Si son educados con hostilidad, aprenden a ser agresivos. Si viven con miedo, aprenden a ser agresivos. Si son tratados con lástima, aprenden a autocompadecerse. Si son puestos en ridiculo, aprenden a ser tímidos. Si viven en competencia, no aprenden a compartir. Si son regañados por sus errores, aprenden a sentirse culpables. Si viven carentes de estímulo, aprenden a no confiar en sí mismos. Si no conocen el reconocimiento, no aprenden a valorar a los demás. Si son educados sin aprobación, aprenden a buscar relaciones tóxicas. Si viven entre mentiras, no aprenden el valor de la verdad. Si son tratados sin amabilidad, nunca aprenden a respetar a los otros. Si los niños crecen en un entorno de seguridad, aprenden a no temerle al futuro. Y si viven sus años más tempranos rodeados de amor sincero, aprenden que el mundo es un maravilloso lugar donde vivir.”

Comentario escrito por Esther el 15/06/2009 12:57:05

A veces vamos hacia atras

Parece normal que la gente y las generaciones evolucionen hacia valores más moderados, tolerantes, pero yo en algunos casos me doy cuenta de que en la práctica esto no es así. Yo soy profesora de Secundaria… y me hallo con mujchos casos en los que las chicas de 2º, 3º y 4º de la E.S.O encuentran mucho más normalizado y por tanto asumible que las que somos de mi edad el hecho de la relación amorosa basada en la posesión…. No quieren pero sí disculpan las muestras de celos, de que “el chico” pida explicaciones demasiadas explicaciones de con quien habla y se relaciona su novia y de que establezca unos límites poco saludables para la realización personal de ellos. Los celos son tomados como un signo de amor, no como un peligro que puede derivar en una relación poco satisfactoria o incluso en violencia. Y demasiado a menudo estos mismos alumnos/as no tienen suficiente conciencia de lo que supone romper patrones estigmatizados por cuestión de sexo. Así que a veces esos mismos adolescentes rebeldes que se creen el futuro rupturista son en algunos aspectos incluso más conservadores o poco concienciados que nosotros/as en determinados aspectos de género y desde luego eso puede invitar al desarrollo de casos de violencia. Y desde mi ámbito para no alargarme más en el tema… también comentaría que la agresión verbal está a la orden del día, entre compañeros y también de alumnos/alumnas a profesores/as. Creo que se ha perdido el valor de la disciplina y que eso perjudica notablemente la convivencia, porque aquí cada persona se cree con derecho a decir lo que piensa sin guardar ningún tipo de formas. Y la mayor parte de veces no tiene consecuencias graves, con lo cual se aprende o se deduce que tal comportamiento es aceptable y se “tolera”… Y Yo además de ese tipo de violencia de la que se podría hablar inacabablemente he presenciado en mi propia clase como un alumno pegaba a otro con un cinturón doblado por la mitad marcándole el brazo… y ninguno de los dos entendía por qué los bajaba a jefatura de estudios. Uno porque dice que el otro chico le había pedido que le pegara y así era efectivamente, y el otro porque pensaba que si él así lo quería nadie debía entrometerse… era un asunto de elos dos. ¿Alguien más puede comprender esto? Uno pega al otro quedándose tranquilo suponiendo que va a quedar totalmente impune porque en realidad no es él el que lo ha “decidido” y el otro no se le ocurre llamar la atención para integrarse (es extranjero) que demostrando “lo duro y machito” que es… Y si a eso unimos la marginación a los tímidos/as, a los marcados socialmente como “diferentes” veremos que es un problema, el de la violencia, difícil de atajar en la educación… aunque seguimos trabajando en ello.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola